Logo - Bienvenida - Cronología - Identificación - Reproducción en cautiverio -
 Videos - Enlaces y Documentos - Contáctenos

Identificación

El sapo concho puertorriqueño ("Puertorican crested toad"),
Peltophryne [Bufo] lemur, es el único sapo endémico de Puerto Rico.
             

Frecuentemente lo confunden con el
sapo común o marino ("Cane or marine toad"), Bufo marinus.
         
En la década de los 1930, el sapo común fue introducido en PR con el propósito de
controlar un insecto que daña los cultivos de la caña de azúcar. Hoy día,
el sapo común se encuentra por toda la isla, excepto en los lugares más
altos y fríos. Es el sapo que se ve con frecuencia en los patios de las casas,
en los platos de comida de su perro y aplastado en las carreteras.
Aunque ayuda a controlar las poblaciones de insectos, se considera una
plaga porque compite con las especies nativas de PR, especialmente
con el sapo concho puertorriqueño. El menú del sapo común
no solo incluye insectos y comida de perro, pero prácticamente cualquier
organismo que le quepa en la boca (hasta sapos conchos puertorriqueños).


Además, el sapo común tiene detrás de la cabeza unas glándulas grandes
que contienen una sustancia lechosa que es tóxica. A éstas glándulas se les llaman
parótidas. Cuando estos sapos son amenazados, pueden secretar esa sustancia.
De caerle en los ojos le puede causar una quemazón intensa, puede irritar la piel y
hasta matar a su perro o gato si la ingieren. Los huevos y los renacuajos del
sapo común tambíen son tóxicos. Sin embargo, es completamente falso que si
uno toca estos sapos le va a causar verrugas.

Oprima aquí para saber como diferenciar entre
el sapo concho puertorriqueño y el sapo común.